Dom. Dic 8th, 2019

Radio Onda Digital

Revive tus recuerdos !!!

¿Es posible comer frituras sin dañar nuestra salud?

La comida es uno de los pilares de nuestra nacionalidad: los platos (abundantes y de gran calidad) acompañan a los peruanos en reuniones, cumpleaños, fiestas. Un claro ejemplo es la salchipapa, un plato tan popular que tiene como fecha festiva cada tercer domingo de noviembre.

Su consumo no tendría peligro para nuestra salud si no es exceso: si se le come de manera continua, como si fuera un plato común, puede perjudicar el organismo humano, afirmó el médico endocrinólogo de la Clínica Internacional, Carlos Guerreros.

“Las comidas rápidas o chatarra son una gran fuente de grasas saturadas, azúcares y sales. Al ser consumidas no son totalmente utilizadas como fuente de energía y se acumulan en arterias y tejidos”, explicó Guerreros.

El especialista comentó que la acumulación de este tipo de sustancias dañinas en la circulación sanguínea puede llevar a la persona a sufrir enfermedades crónicas como diabetes, obesidad y dislipidemia.La salchipapa eleva el peso corporal considerablemente. Esta condición conlleva enfermedades crónicas.

La nutricionista Nathaly Aguilar afirma que sí es posible comer la salchipapa sin daño alguno, pero bajo determinadas condiciones. “Debemos tener en cuenta que siempre vaya acompañada de una ensalada de tres colores diferentes. Además, es preferible que la cocción de la salchicha sea un sartén de teflón o cerámica sin aceite”, precisó.

Además, Aguilar agregó que es necesario que se reemplacen las papas fritas con papa doradas y luego se les puede cortar y darles forma de bastón, al estilo clásico. Evitar el uso o reducir el consumo de cremas también es importante.

De acuerdo con la nutricionista, uno se puede consumir este tipo de salchipapa saludable hasta una vez por mes.

Comer sano no es sinónimo de sufrimiento. También se puede comer saludable y rico. Así que la próxima vez que quieras ir a comer una salchipapa u otra fritura, aplica estos consejos y así tendrán una barriga llena y un corazón contento.